viernes, 18 de mayo de 2007

Son flores... y algo más (4)






Nombre científico: Rosa
Familia: Rosaceae
Origen: China






Arbustiva, caduca, de hojas compuestas. Flores apicales de variado tamaño relativo, siempre pentámeras (número de pétalos múltiplos de cinco), de colores en la gama del blanco al rojo negro. La mayoría de sus especies tiene espinas.

Agradece el sol pleno para dar una mejor floración. En zonas de sol fuerte durante muchas horas al día, habrá que protegerla pues sus pétalos se pueden quemar.

Florece en primavera; dependiendo de la zona climática en que se halle, puede demorarse o atrasarse. De igual manera, el período de floración va a ser mayor o menor.

Suelo ácido, rico en compost al que conviene agregar un cierto porcentaje de arena dulce, abonando en finales de invierno.

Los riegos serán de moderados a abundantes en el período arbustivo, dependiendo de la humedad ambiente.

La poda en los ejemplares de pie, se hará en invierno y será intensa para lograr mayor floración en el siguiente período. En ejemplares rastreros, cada jardinero determinará qué tipo de poda aplicar dependiendo del resultado que se quiere obtener.

Se las multiplica preferentemente por estacas o por injerto. Si bien se puede multiplicar por semillas, las nuevas plantas demoran unos años en comenzar a florecer.


Algo más...


Las rosas son flores antiquísimas. Hoy día tenemos unas 100 y algo de especies, pero las primeras silvestres conocidas sólo tenían cinco pétalos, eran rastreras y tenían muchas y fuertes espinas que recordaron, a quien las denominó, a las fauces de un perro. De allí su nombre de "rosa canina".
La primera rosaleda conocida fue hecha por encargo de la Emperatriz Josefina, en La Malmaison, Francia.
Con la llegada de nuevas especies de Oriente se fueron logrando cruces que combinaban la robustez europea con la floración de los asiáticos.
A principios del siglo XIX se lograron los primeros híbridos perpetuos con pétalos centrales cortos que daban aspecto globoso a la flor, mientras en Oriente se obtenían rosales de té, elegantes y con pétalos centrales largos. De Persia llegó un rosal de té amarillo intenso (hasta entonces no se lograba), pero también con él llegó el hongo mancha negra, incurable.

Hoy en día la rosa es la flor más vendida en el mundo, pero su uso no se limita al jardín o al jarrón, también es apreciada en perfumería, en medicina natural y en gastronomía.

El agua de rosas obtenida por la destilación de sus pétalos es casi totalmente la base de todas sus aplicaciones.

En uso externo es indicado para uso oftálmico y cutáneo.

Si se le agrega sulfato de zinc, se obtiene una sustancia muy antiséptica.

En uso interno estimula y promueve la circulación sanguínea; tonifica y reactiva los capilares; es colerético y se usa también en preparados contra hemorragias en general.
Ingerido o inhalado produce sueño.

Unas gotas de escencia en agua son útiles como ambientador
Tiene también la cualidad de limpiar el ambiente de vibraciones negativas, dejandolo espiritualmente tranquilo.
Frotando la escencia pura en los lóbulos de las orejas, las sienes, las palmas de las manos y la zona del corazón, se promueve la actividad de la glándula timo y favorece la inmunidad.

El escaramujo (fruto) es rico en vitaminas A y C.

En gastronomía su uso es variadísimo, mermeladas, ensaladas, guarnición, pero sólo se usan pétalos de variedades de aroma cuanto más intenso mejor.

Refresco hindú : Nimbú Pani

Jugo de 4 limones

1 lt. de agua

3 cuch. azúcar morena

3 ctas. agua de rosas

pizca sal (opcional)

Mezclar los ingredientes hasta que estén unidos de forma homogénea.

Refrigerar como para beberlo fresco pero no helado, con una rodaja de limón.

1 comentario:

Patricia dijo...

Qué bueno ha de saber eso!