martes, 28 de agosto de 2007

Espárrago ornamental

Nombre científico: Asparagus plumosus
Familia: Liliaceae/Asparagaceae
Origen: Africa del Sur


Otros nombres
Uruguay: Espárrago fino
Argentina: Esparraguera
Brasil: Asparago samambaia
España: Helecho plumoso
USA: Plume fern
Francia: Plumosus


Sinónimo: Protasparagus plumosus

Herbácea monocotiledónea perenne y trepadora que se desarrolla principalmente en zonas sub tropicales y templadas, siendo frecuentemente confundida con helecho. Especie dioica de raíces tuberosas y tallos verticales de aproximadamente 1 cm de diámetro, que llegan a los 5 mts de altura.

Durante mucho tiempo se usó como “verde de corte” pero actualmente ha caído en deshuso como tal, sin embargo su vistoso follaje hace que sea cultivada en jardines tanto interiores como exteriores; en maceta o en suelo directo, con buen resultado ornamental.

De cladodios (ramas que asumen la función de hojas) filiformes dispuestos en distintos niveles en forma horizontal. Las verdaderas hojas están reducidas a espinas.
Flores insignificantes, solitarias o en ramos de a dos o tres, blancas o blanco-amarillentas con algo de aroma, con 6 tépalos formando estrella.
Fruto en baya esférica roja al madurar, conteniendo semillas esféricas negras.

Florece en verano pudiendo continuar hasta principios de otoño.

Ama la luz, pero no el sol directo, por lo cual la ubicación ideal es aquella en que reciba luz brillante filtrada. Admite sombra; de hecho es preferible ubicarla a la sombra antes que en sol pleno que hará amarillear su follaje.
Tolera sin quejas hasta 0ºC de temperatura, pero no tolera heladas prolongadas.

Gusta del suelo bien fértil, con buen drenaje, aceptando un PH de neutro a levemente ácido, mientras que el suelo alcalino le produce clorosis. Una buena mezcla: turba, humus y arena en partes iguales. Alimento a lo largo de todo el año con fertilizante de liberación lenta cada cuatro meses, agregando en primavera una buena dosis de compost bien descompuesto.

En verano es conveniente mantener su suelo levemente húmedo mediante riegos cortos pero frecuentes, en la época fría disminuír los riegos en cantidad y en frecuencia.
Tolera mejor la escasez de agua que el exceso.

En general es resistente a plagas y enfermedades, pero habrá que controlar los riegos para no propiciar la aparición de hongos. Eventualmente es atacado por araña roja, cochinilla algodonosa y pulgón. La observación periódica hará posible una detección precoz lo que redundará en un tratamiento fácil y efectivo.

Se multiplica por semillas en otoño, las que previamente se ponen a remojo en agua tibia (30ºC) por 24 horas, sembrándolas en sustrato de partes iguales de humus y arena, con una temperatura promedio de 18ºC.
También por división de mata en primavera.
Cuando se cultiva en maceta, sus tubérculos la llenarán en pocos años, al hacer el cambio de recipiente se puede aprovechar para multiplicar por división de tubérculos.

No hay comentarios: